EL ISLAM RADICAL SE PROPAGA. LA PERSECUCIÓN DE LOS CRISTIANOS SE AGRAVA. OCCIDENTE SIGUE ALETARGADO. Efrem Yildiz.

mujeres coptas de Egipto lloran a la salida en 2015, de un funeral por 20 hermanos asesinados.
“la sangre de nuestros hermanos es un testimonio que nos ensordece” (Papa Francisco tras el asesinato de veinte coptos egipcios, que lloran estas mujeres.

Siempre que se habla de Oriente Medio la sociedad occidental lo interpreta como si se tratara solo de árabes que, a su vez, son musulmanes. Cómo se cambia y se distorsiona la historia, a veces por ignorancia y otras veces intencionadamente. Si nos adentramos un poco en la historia de los pueblos oriundos de Oriente Medio, descubrimos que existen muchos pueblos de orígenes tanto étnico como lingüístico-sociocultural totalmente distintos.

Debido a los atentados de la última década perpetrados por grupos radicales islámicos en Occidente, hemos prestado más atención a ciertos detalles y rasgos de los pueblos asentados desde milenios en dicho territorio. Pero aún nos faltan datos concretos que permitan un conocimiento pormenorizado acerca de dichos pueblos que son históricamente, lingüísticamente y culturalmente diferentes. Han sido clasificados como cristianos árabes, o definidos según el país de su procedencia, aunque son naciones creadas reciente y artificialmente por las potencias occidentales del comienzo de la primera mitad del siglo XX.

Dicha estrategia política supuso la condena de las minorías cristianas en Oriente Medio en general. En los últimos años, la rama radical islámica de esos territorios ha sembrado el terror, sobre todo en el seno de estos pueblos, o en lo poco que queda de ellos, por ser de religión cristiana. Estas víctimas tienen un nombre, una historia, una lengua y una cultura propios. Son asirios, armenios, griego-pónticos, libaneses, palestinos, entre muchos otros. En realidad, son las verdaderas víctimas, ya milenarias, de la persecución fundamentalista que perdura hasta hoy.

Pero Occidente contemplaba desde lejos la masacre de incontables almas inocentes, la violación de mujeres indefensas, el tráfico de niños abandonados. En un principio, Occidente, a pesar de verlo, miró hacia otro lado, hasta que percibió que le tocaba de lleno en su propio territorio: esta realidad que solo conoce el odio y la matanza masiva por parte de asesinos especializados en sembrar el horror despiadadamente en distintas ciudades, tanto de Europa como de América. Fue necesario que experimentasen el dolor en sus propias carnes para que tomaran el asunto seriamente y se percataran de la gravedad del mismo. Solo fueron conscientes de su magnitud tras la muerte de muchos inocentes, ya sea comiendo en la terraza de un restaurante, o asistiendo a conciertos, o trabajando en sus oficinas, o caminando por la calle.

Pensar que nunca nos tocaría ha sido el mayor error, que pagaremos muy caro y habremos de pagar por ello un alto precio. La reconquista empezó desde hace mucho tiempo, pero los intereses económicos pesaron más. Ahora que se dan cuenta, resulta que llegan muy tarde porque las redes de los terroristas están sembradas en todas partes. Pero, si se tratara solo de redes, tarde o temprano llegarían a ser localizadas y neutralizadas. Lo peor es la lucha silenciosa que fue lanzada hace menos de medio siglo por inspiración de uno de esos radicales que dijo: la reconquista es una cuestión de tiempo. Terminó diciendo: “los vientres de nuestras mujeres serán su perdición”. El hecho demográfico es una realidad palpable y preocupante, pero seguimos durmiendo, aletargados, ante la inexistencia de una cabeza pensante que nos dirija.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s