ALGO MÁS QUE ARENA EN LA BOCA: PARA DESENTRAÑAR ORIENTE MEDIO.

¿Por qué los europeos cada mañana al despertarnos tenemos ese regusto amargo e inquietante que nos da la arena, negra de crudo, en la boca?

 

download
John Bolton por Eric Hanson, The New York Times

Al artículo Arena en la boca, de Antonio Navalón (El País), el autor añadió un subtítulo igualmente amargo: Una posible crisis en Europa incrementaría el control de Rusia sobre el desarrollo energético del continente.  Enmendando a Antonio Navalón, desgraciadamente no se trata de un problema bipolar UE/Rusia, estamos inmersos en un problema multipolar, en el que EEUU desafortunadamente, no es sino un jugador más, torpe como siempre, y lejano -física y emocionalmente-, creído y engreído, y dotado de ingenios para provocar varias veces el holocausto global. ¡Qué lejos, aquella inteligible guerra fría de buenos y malos, de dos poderes, de algunos discípulos díscolos, a los que se enmendaba con un pescozón, sangriento por lo general…

Hoy leer la prensa se ha convertido en un mareante ejercicio cuando queremos entender qué pasa en el Medio Oriente, término entendido en un sentido más cultural que geográfico (la Dar al-Islam), pues al conglomerado de digitales que leemos, se añade el mosaico cambiante por días, de la infernal realidad que viven más de doscientos cincuenta millones de personas, musulmanas mayoritariamente. Por si fueran pocos los estados o para-estados implicados, otros “actores sub-estatales” tienen allí una importancia determinante, más real y más letal que supuestas naciones geográficamente reconocidas como Irak, Líbano, Siria o Yemen, todos fallidos.

Cuando teníamos asumida la vuelta de la Rusia ultranacionalista, escenificada inteligentemente por el emblemático Vladimir Vladímirovich Putin, le descubrimos jugando como el caballo en esta renovada partida sobre el viejo tablero, en coincidencia estratégica parcial con Irán, que mueve pausada pero continuamente a su reina; una partida de largo término a la que se ha unido recientemente un peón, Turquía. Los tres aprovechan la ausencia europea, contrarrestan la penetración china y sobre todo rentabilizan los errores estratégicos cometidos por Obama y los que comete y seguirá perpetrando el nuevo presidente, vistas sus actuaciones como la orden de 4 de abril dada al Pentágono de retirada de efectivos, o los  bombardeos, más simbólicos que punitivos.

Pero el insomne Donald John Trump, en esas horas en que “los sueños de la razón producen monstruos”, además ha tuiteado dos terribles nombramientos, el del activista del Tea Party Mike Pompeo, imberbe ex-jefe de la CIA, como Secretario de Estado, y el de John Bolton partidario de la diplomacia que “cause dolor”, un ultra-conservador de la época de George W. Bush, como asesor de Seguridad Nacional. Del primero habla su inexperiencia política, su desconocimiento y desprecio por el mundo de la inteligencia; del segundo, avezado político, le retrata la editorial del The New York Times del 23 de Marzo: Yes, John Bolton Really Is That Dangerous.

Emplazados a buscar soluciones para el Medio Oriente, una vez que la guerra siria ha sido ganada por la influyente minoría alaouita (chiíta), y que estando dividido Irak entre el norte kurdo sostenido por EE.UU, y un centro/sur chiíta sostenido por Irán, la perspectiva no es halagüeña. Bolton ha retomado el plan para crear un Sunnistán entre Irak y Siria, usando los corredores tribales que el ISIS ha abandonado, un proyecto que beneficia a Israel, y en el que implican como tesorero y sufridor al nuevo y agresivo príncipe saudí, Mohamed Bin Salmán (John Bolton: To Defeat ISIS, Create a Sunni StateThe New York Times, Nov. 24, 2015).

Esta amenaza, denunciada hace años por el faqih Alí Jamenei, coadyuvó a que Irán se volcase en el apoyo a las comunidades chiítas libanesas, sirias e iraquíes, en un esfuerzo por impedir la voladura del estatu quo imperante en la región desde el Tratado de Versalles de 1919; tal amenaza coadyuvó a que Rusia interviniese directamente en la debacle siria, frontalmente opuesta a los planes de los neo-party, y ha precipitado dos cumbres trilaterales en pocos meses entre el fortalecido Erdogán, Vladimir Putin y Alí Jamenei, quienes comparten unos intereses mínimos pero nítidos en la región, y les espantan otras vías de ensayo como la eventual independencia kurda o la partición de Siria.

Europa, sin política exterior conjunta, torpemente guiada por Federica Mogherini, que ostenta una menguada función de largo nombre (Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad) y menguada competencia, sigue jugando al escondite con las potencias de la región: apoya los bombardeos punitivos de Trump por el uso de gases, pero celebra su carácter inocuo; condena a Rusia por uso de gas contra un ex-espía, pero no culmina ninguna sanción; no ha sabido manejar la crisis de los refugiados y se pliega ante las boutades de Trump, sin tan siquiera amagar una respuesta de la primera potencia económica mundial, aunque sea imitando la tajante respuesta China al American First comercial.

Por eso Europa se levanta cada mañana con un mal sabor de boca, depende del gas y del petróleo rusos que representan el 40% de sus importaciones energéticas, y otro 22% de su petróleo proviene de Oriente Medio. El mix Rusia/O.M. excede del 60%. Un mal amanecer en la base rusa de Tartus o un incidente naval vespertino en Ormuz, nos abocaría a una crisis energética y política sin precedentes.

La Realpolitik de la UE no puede ser la suma de intereses parcialmente divergentes, el desafío energético que padecemos no puede ser mediatizado por General Electric Co. o Areva por un lado, y los verdes por otro, quedando en medio cientos de millones de europeos inermes. Los elementos “formadores de políticas” son perentorios, la dependencia energética extrema, los millones de refugiados abandonados, la ausencia de Europa en la reconstrucción de Oriente Medio, o la inhibición ante las políticas de los halcones globales, nos debilitan políticamente, nos empobrecen y posibilitan que la gran masacre, el genocidio de millones de musulmanes continúe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s