Quiénes somos

Somos un grupo de profesores de esta universidad que, unidos por una cierta desesperanza, por el ineludible sentido crítico y por la necesidad, estamos dispuestos a trabajar por mejorar nuestra responsabilidad social para con nuestros alumnos, para con la ciencia y con la sociedad, en el seno y fuera de la universidad. Desde nuestra situación como docentes, como ciudadanos y como intelectuales, queremos dar respuesta al silencio que emana clamoroso de nuestro colectivo.

Antonio Carreras Panchón (Ciencias Biomédicas y del Diagnóstico)

Carlos G. Figuerola  (Informática y Automática)

José Luis Herrero Ingelmo (Lengua Española)

Pedro Nevado-Batalla (Derecho Administrativo, Financiero y Procesal)

José Ignacio Sánchez Macías (Economía Aplicada)

Luis Serrano-Piedecasas Fernández (Historia Medieval Moderna y Contemporánea),

Efrem Yildiz Sadak (Lengua Española/Arameo)

Asumimos como propio el devastador análisis que hace de nuestro medio Rafael Argullol: “el universitario ha asumido obedientemente su pertenencia a un microcosmos que debe ser preservado, aun a costa de dar la espalda a las tensiones del presente y a su valor social” (La cultura enclaustrada).

Necesitamos reaccionar y, como primera iniciativa, os proponemos una herramienta que pueda evolucionar, modificarse y cubrir nuevas demandas: una plataforma nuestra, de reflexión, de análisis, de crítica, de debate, de propuesta. Un blog de contenidos transversales.

Nuevamente retomamos el hilo de La cultura enclaustrada: “la universidad actual se ha convertido, por inseguridad, cobardía u oportunismo, en cómplice pasivo de la actitud antiintelectual que debería combatir… Es llamativo, a este respecto, la escasa aportación universitaria a los conflictos civiles actuales, incluidas las crisis sociales o las guerras”.

Esta plataforma servirá además para hacer transversal el conocimiento vertical e híper-especializado, que lastra nuestra proyección profesional (respecto de la universidad anglosajona); abrirá a los alumnos una ventana al World, ese mundo complejo y determinante que ignoran en buena medida; permitirá, asimismo, que el capital intelectual, que cultivamos hasta el final, no pase más, ignorado y despreciado.

 

bloggaceta